Deportes

Verstappen logra la ‘pole’ en Yeda; ‘Checo’ Pérez saldrá tercero

El piloto mexicano Sergio ‘Checo’ Pérez arrancará desde la tercera posición del Gran Premio de Arabia Saudita

Foto de EFE/EPA/ALI HAIDER

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull), triple campeón del mundo y líder del certamen, saldrá primero este sábado en el Gran Premio de Arabia Saudita, el segundo del Mundial de F1, en el circuito urbano de Yeda; donde su compañero, el mexicano Sergio Pérez, arrancará tercero y el doble campeón mundial español Fernando Alonso (Aston Martin), cuarto.

Verstappen, de 26 años, firmó su trigésima cuarta ‘pole’ en la F1 -la segunda del año y la primera en Yeda- al dominar la calificación de este viernes, en la que cubrió -en la tercera y decisiva ronda (Q3)- los 6 mil 174 metros de la pista que baña el Mar Rojo en un minuto, 27 segundos y 472 milésimas; 319 menos que el monegasco Charles Leclerc (Ferrari) y con 335 de ventaja sobre Checo Pérez. En una jornada marcada por la operación de apendicitis de su compatriota Carlos Sainz, que dejó el Gran Premio y fue sustituido en Ferrari por el joven inglés Oliver Bearman.

Mad Max no dio opción. Confirmando que arranca la temporada con la misma condición de insaciabilidad con la que cerró la anterior. No le vale nada que esté por debajo del primer puesto. Y este viernes volvió a encabezar todas las tablas de tiempos.

De día, el astro neerlandés ya había sido el más rápido en el tercer y último entrenamiento libre, por delante de Leclerc -que se quedó a 196 milésimas- y con casi medio segundo sobre Checo Pérez, que la semana pasada lo secundó en el ‘doblete’ que firmaron en Baréin. Donde el nuevo gran ídolo deportivo de los Países Bajos ganó con un ‘Grand Chelem’: saliendo desde la ‘pole’, marcando la vuelta rápida y liderando de principio a fin.

La jornada había comenzado con el susto de Sainz, que ya se sintió indispuesto el miércoles, rodó con fiebre -como un auténtico titán- en los libres del jueves y que tuvo que ser intervenido este viernes de una apendicitis.

Afortunadamente, poco después de acabar el último ensayo -en el que Alonso marcó el sexto tiempo, a seis décimas de Mad Max-, se anunció que la operación del talentoso piloto madrileño había sido un éxito. Y el médico de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), el italiano Riccardo Ceccarelli, explicó tras la carrera que, si no hay complicaciones, es muy posible que Carlos pilote de nuevo en la próxima carrera, dentro de dos semanas, en Australia.

Te puede interesar:  Jimmy Lozano sueña con que México respete los procesos como Panamá

Sainz fue sustituido por el británico Bearman, que el jueves había firmado en este circuito la ‘pole’ en la F2 y que este viernes se convirtió, con 18 años y 10 meses, en el piloto más joven en debutar con la escudería más laureada de la historia. Mejorando al mexicano Pedro Rodríguez.

La temporada arrancó con los mismos pilotos que habían acabado la anterior, por lo que en las crónicas previas se reseñaba que este curso empezaba sin debutantes. Una afirmación que se quedó vieja en la segunda de las 24 pruebas previstas, por culpa de la desgracia de Sainz, de la que se benefició Bearman, que mantuvo el tipo con un décimo puesto en el último libre, antes de caer en la Q2. Este sábado, el inglés arrancará undécimo.

El último en debutar en la F1 a bordo de un Ferrari antes de que lo hiciese Bearman este viernes había sido, en 1972, el italiano Arturo Merzario. Un piloto que nunca subió a un podio en la categoría reina, pero que, cuatro años después, entraría en la historia. Fue Merzario el que sacó de entre las llamas que envolvían su coche, en el Nürburgring alemán, al triple campeón mundial austriaco Niki Lauda. Salvándole la vida al mito vienés; en el accidente que le dejó su cara marcada para siempre.

Alonso, en una segunda juventud interminable a los 42 años, que había sido el más rápido en los entrenamientos del jueves, acabó sexto el último entrenamiento, a seis décimas de Mad Max. Justo 21 años después -los que se cumplían este viernes- de haber logrado sus primeros puntos en la F1, en el Gran Premio de Australia de 2003.

El ensayo quedó interrumpido, a falta de 17 minutos para la conclusión, con bandera roja, a causa del accidente del chino Guanyu Zhou, que perdió el control de su Kick Sauber y lo accidentó -sin mayores consecuencias físicas para el piloto- en la octava de las 27 curvas del circuito urbano más rápido del calendario.

Te puede interesar:  Duro revolcón en la Premier League; quita de puntos estremece la tabla de posiciones

Con anterioridad a la colisión del asiático, el principal incidente del entrenamiento había sido el toque que se dio contra el muro, con el neumático delantero izquierdo de su Williams, el estadounidense Logan Sargeant; que dañó la suspensión delantera del monoplaza y acabó mucho antes de lo esperado -unos 25 minutos- su actuación.

Zhou sólo pudo salir al final de la Q1 y quedó eliminado en esa instancia, junto a su compañero, el finlandés Valtteri Bottas, al citado Sargeant y a los dos franceses de Alpine: Esteban Ocon y Pierre Gasly.

Verstappen fue el más rápido y no se apeó de su puesto preferido hasta el final. Checo pasó cuarto a la Q2, un puesto por delante del genial piloto asturiano, que quedó tercero, a 44 milésimas del súper-depredador neerlandés en la segunda ronda, en la que el mexicano -ganador en esta pista el año pasado- se clasificó sexto.

Bearman se despidió en la segunda ronda, en la que también cayó el australiano Daniel Ricciardo (RB, la antigua Alpha Tauri), al que acabaría superando su compañero, el japonés Yuki Tsunoda, que acabó noveno y saldrá desde la quinta fila, la lado del canadiense Lance Stroll, el compañero de Alonso.

Brillante una vez más, el genio astur se conformó con la cuarta plaza y apuntará de nuevo al podio en una pista en la que la campaña pasada logró uno de sus ocho ‘cajones’ en su primer año con Aston Martin. No obstante , Fernando quiso rebajar el optimismo -“a una vuelta el coche es muy rápido, pero no lo es tanto en las tandas largas”-, pero estará atento a la menor posibilidad de, como mínimo, repetir el tercer puesto de 2023.

Fernando saldrá desde la segunda fila, al lado de Checo; por delante de los dos pilotos de McLaren, el australiano Oscar Piastri -quinto este viernes- y el inglés Lando Norris. Desde la cuarta hilera lo harán los dos Mercedes de los ingleses George Russell -séptimo en la calificación- y el séptuple campeón mundial Lewis Hamilton, octavo este viernes. En una jornada en la que Verstappen siguió lustrando su ya de por sí sobresaliente palmarés.

Con su trigésima cuarta ‘pole’, el capitán de Red Bull ya ocupa en solitario -tras romper el empate que le unía al escocés Jim Clark y al francés Alain Prost- la quinta plaza histórica de esa categoría en la F1. Ya sólo tiene por delante al alemán Sebastian Vettel (57), al brasileño Ayrton Senna (65) y a los dos séptuples campeones del mundo: el alemán Michael Schumacher, que arrancó 68 veces primero; y Hamilton, plusmarquista, con 104 ‘poles’ en la categoría reina.

Con información de EFE

Fuente
López-Dóriga Digital
Back to top button