Vida y Estilo

Hábitos saludables para empezar el Año Nuevo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”.

Para nadie es un secreto que tomar decisiones saludables de vida lleva a que las personas se sientan mejor y vivan en una condición favorable durante más tiempo. Cuando el año inicia ese es uno de los principales propósitos de muchas personas y aunque no es una meta fácil de cumplir, debería ser una prioridad para todo el mundo.

Según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos “las investigaciones muestran que aumentar la capacidad de crear y mantener un estilo de vida saludable resulta muy beneficioso. Es muy importante comer mejor, hacer más ejercicio o dormir más, dejar de fumar, o reducir el estrés.

La práctica de ejercicio es una de las mejores formas de llevar un estilo de vida saludable. – Foto: Getty Images

Para nadie es un secreto que tomar decisiones saludables de vida lleva a que las personas se sientan mejor y vivan en una condición favorable durante más tiempo. Cuando el año inicia ese es uno de los principales propósitos de muchas personas y aunque no es una meta fácil de cumplir, debería ser una prioridad para todo el mundo.

Según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos “las investigaciones muestran que aumentar la capacidad de crear y mantener un estilo de vida saludable resulta muy beneficioso. Es muy importante comer mejor, hacer más ejercicio o dormir más, dejar de fumar, o reducir el estrés.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como: “un estado de completo bienestar físico, mental y social”. Esto supone que este concepto va más allá de la existencia o no de una u otra enfermedad. En consecuencia, más que de una vida sana hay que hablar de un estilo de vida saludable, teniendo en cuenta los aspectos anteriormente mencionados.

Así las cosas, estas son las principales recomendaciones de los expertos para empezar el año poniendo en práctica hábitos de vida saludables.

Dieta equilibrada: Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta es la alimentación y más empezando año cuando se evidencian los efectos del exceso de comida que muchas veces se registra en las festividades navideñas y de fin de año.

Según información de la compañía de salud Sanitas, de España, unaalimentación saludable se rige por incluir todos los alimentos contemplados en la pirámide nutricional, pero en las proporciones adecuadas y en la cantidad suficiente para mantener las necesidades nutricionales del organismo en función del consumo energético que este realiza con la actividad diaria. Las frutas y verduras no deben faltar en los platos.

Ejercicio físico: las recomendaciones generales determinan unos 30 minutos diarios de actividad física, siendo suficiente caminar a paso rápido durante este tiempo. Ello permite quemar las calorías sobrantes y fortalecer músculos y huesos, pero también ayuda a controlar la tensión arterial, el colesterol y los niveles de glucosa en sangre.

De igual forma, es una práctica que contribuye a eliminar el estrés, ayuda a dormir mejor, adquirir un estado de relajación y evitar cambios de humor, a mejorar la autoestima y el estado de satisfacción personal. También puede ser un buen medio para desarrollar una actividad social saludable cuando el ejercicio se hace en compañía, dicen los expertos.

Equilibrio mental: no se refiere a la existencia de enfermedades mentales, sino al estado de bienestar emocional y psicológico, necesario para mantener y desarrollar las capacidades cognitivas, las relaciones sociales y el afrontamiento de los retos personales y profesionales de la vida diaria. El estrés, el cansancio y la ansiedad son, entre otros, algunos de los signos que indican que el estado mental no es del todo saludable.

Actividad social: las relaciones sociales son un aspecto fundamental para la salud del ser humano y, en consecuencia, para un envejecimiento saludable. El aislamiento social puede llevar a un deterioro gradual e irreversible de las capacidades físicas y mentales, incluso a la incapacidad física y la demencia, precisa Sanitas.

Descansar suficiente: Proponerse descansar más horas es una buena manera de iniciar el año de forma sana, precisa información del portal Doctor Akí. Dormir favorece el crecimiento muscular, alivia el estrés, ayuda a pensar con claridad para tomar decisiones acertadas, mejora la productividad y también el estado de ánimo. Los expertos recomiendan dormir por lo menos siete horas diarias para que el organismo logre reponerse de la actividad diaria.

Mantenerse hidratado: Tomar suficiente agua durante el día es clave, pues mejora la apariencia de la piel, mantiene la temperatura corporal, protege la médula espinal, lubrica las articulaciones, evita el estreñimiento y estabiliza los latidos del corazón, entre muchas otras funciones, dice la citada fuente. Lo recomendable es tomar al menos dos litros al día, según aseguran los especialistas.

Te puede interesar:  Por qué se hacen bromas el Día de los Santos Inocentes
Fuente
Semana
Back to top button