Internacional

Asesinan en Ecuador al fiscal que investigaba irrupción armada en TC Televisión

El fiscal César Suárez no contaba con resguardo policial a pesar de su participación en el caso de la irrupción armada a TC Televisión en Ecuador

AME533. GUAYAQUIL (ECUADOR), 17/01/2024.- Policías investigan el vehículo con impactos de bala en el que se encontraba el fiscal César Suárez al ser asesinado, hoy en una zona al norte de Guayaquil (Ecuador). El fiscal ecuatoriano que investigaba el asalto de un grupo armado a un canal de televisión en Guayaquil fue asesinado este miércoles a tiros en medio del “conflicto armado interno”, decretado por el Gobierno de Ecuador para atajar la espiral de violencia desatada la semana pasada por grupos del crimen organizado. EFE/Jonathan Miranda

El fiscal que investigaba el asalto de un grupo armado a un canal de televisión en Guayaquil fue asesinado este miércoles a tiros en medio del “conflicto armado interno”, decretado por el Gobierno de Ecuador para atajar la espiral de violencia desatada la semana pasada por grupos del crimen organizado.

La Fiscalía confirmó la muerte del fiscal César Suárez, quien días atrás había interrogado por la toma del canal TC Televisión a los trece detenidos, quienes el 9 de enero irrumpieron con armas y mantuvieron secuestrados a sus trabajadores durante varias horas mientras la emisión seguía en vivo.

De acuerdo a medios locales, Suárez fue perseguido por desconocidos al salir este miércoles de las dependencias de la Fiscalía, quienes lo acribillaron dentro del automóvil en el que se movilizaba por un sector del norte de la portuaria ciudad de Guayaquil.

AME533. GUAYAQUIL (ECUADOR), 17/01/2024.- Fotografía de un vehículo con impactos de bala en el que se encontraba el fiscal César Suárez al ser asesinado, hoy en una zona al norte de Guayaquil (Ecuador). El fiscal ecuatoriano que investigaba el asalto de un grupo armado a un canal de televisión en Guayaquil fue asesinado este miércoles a tiros en medio del “conflicto armado interno”, decretado por el Gobierno de Ecuador para atajar la espiral de violencia desatada la semana pasada por grupos del crimen organizado. EFE/Jonathan Miranda

Las autoridades ecuatorianas procedieron al levantamiento del cadáver para su correspondiente traslado a la morgue, alrededor de una hora después del crimen.

Suárez tenía a cargo casos relacionados con narcotráfico, terrorismo y delincuencia organizada, y este martes había reclamado resguardo policial, en unas declaraciones al diario El Universo, tras haber tomado declaración a los trece involucrados en la toma del canal, entre ellos dos menores.

Te puede interesar:  Ucrania rechaza implicaciones en el atentado y apunta a responsabilidad rusa

Lo once hombres mayores de edad fueron enviados a prisión preventiva, mientras que los dos menores a un centro de internamiento.

El grupo armado que asaltó el canal pertenecía presuntamente a la banda criminal de ‘Los Tiguerones‘, según la Policía.

La fiscal general del Estado, Diana Salazar, deploró el crimen del agente del Ministerio Público y dijo que su dependencia no detendrá su lucha contra los grupos del crimen organizado.

“Este hecho atroz trae consigo un mensaje para el trabajo que estamos cumpliendo desde la justicia en el Ecuador“, pero “los grupos de delincuencia organizada, los criminales, los terroristas no detendrán nuestro compromiso con la sociedad ecuatoriana”, señaló la fiscal.

También hizo un llamado a las fuerzas del orden para “garantizar la seguridad” de los funcionarios, así como al Consejo de la Judicatura para que autorice que las audiencias judiciales que llevan adelante fiscales de las unidades contra el crimen organizado “se desarrollen de forma telemática”.

Salazar dijo que la Fiscalía ha emprendido las primeras investigaciones sobre el asesinato de Suárez y tras expresar las condolencias a sus familiares, aseguró que su legado acompañará las luchas del Ministerio Público contra el crimen.

Te puede interesar:  Corea del Norte dispara más de 200 proyectiles de artillería hacia la zona marítima de amortiguamiento

Durante el 9 de enero se cometieron acciones violentas en distintas partes de Ecuador, como el secuestro y asesinato de policías, artefactos explosivos, vehículos incendiados, motines en cárceles con alrededor de 200 rehenes, que ya fueron liberados, y la mencionada toma de un canal de televisión por parte de un grupo armado.

Los hechos se suscitaron en un momento en el que el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, se disponía a poner en marcha un plan de “mano dura” para recuperar el control de las cárceles, muchas de ellas dominadas por bandas del crimen organizado donde, desde 2020, han sido asesinados más de 450 presos en una serie de masacres carcelarias entre grupos rivales.

Esa violencia también se ha trasladado a las calles, donde en los últimos años Ecuador ha escalado hasta situarse como uno de los países más violentos del mundo, con alrededor de 45 homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes en 2023, año en el que fue asesinado el candidato presidencial Fernando Villavicencio.

Noboa decretó la semana pasada de forma inédita en Ecuador la existencia de un “conflicto armado interno” contra las mafias del crimen organizado, principalmente dedicadas al narcotráfico, y a las que ha catalogado como grupos terroristas y actores beligerantes no estatales a ser neutralizados por las fuerzas del orden.

Pese a que la situación se había calmado y los ecuatorianos buscaban recuperar la normalidad, ayer martes fue asesinado un agente de prisiones en la amazónica provincia de Sucumbíos y este miércoles se suscitó el crimen del fiscal César Suárez. EFE

Con información de EFE

Fuente
López-Dóriga Digital
Back to top button